viernes, 12 de junio de 2009

A CHANGE IS GONNA COME / SAM COOKE



"A Change Is Gonna Come" es una canción del compositor y cantante de Soul Sam Cooke lanzada como single en 1964 para promocionar el disco Ain't That Good News. Meses despues Cooke, con 33 años de edad, falleceria bajo extrañas circunstancias baleado (fue el 11 de diciembre de 1964) en Los Ángeles (California).

Aunque no fue un gran exito de ventas como sus sinlges lanzados anteriormente, esta canción paso a la historia ya que ejemplificó el Movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos de la década de los sesenta. Con el tiempo, la canción ha ganado mucha popularidad y gran aceptación en la crítica musical.

La creación de esta emotiva canción llegó cuando Cooke escucho muy emocionado el tema de Bob Dylan titulado "Blowin' in the Wind" en 1963 y quedó muy sorprendido por el hecho de que una canción tan punzante hacia el tema del racismo en América viniera de un compositor blanco. Por ello, tras hablar con manifestantes de Durham, Carolina del Norte al término de uno de sus conciertos, Cooke se dirigió a su autobús y compuso el primer boceto de lo que más tarde se convertiría en "A Change Is Gonna Come". La canción también refleja gran parte del tormento interior de Cooke. Conocido por su imagen siempre respetable y sus canciones desenfadadas (como "You Send Me" o "Twistin' the Night Away"), sentía desde hacía tiempo la necesidad de tratar en laguna canción la situación de discriminación y racismo que existía en Estados Unidos, especialmente en los estados del sur. Sin embargo, su imagen y su miedo de perder a su gran base de fans blancos impidieron que se centrara en este tema con anterioridad.

El tema es, sin lugar a dudas una apertura de miras para Cooke en términos compositivos, refleja dos acontecimientos significativos en su vida. El primero es la muerte de su hijo de dieciocho meses llamado Vincent, quien se ahogó accidentalmente en Junio de ese mismo año. El segundo acontecimiento se produce el 8 de octubre de 1963, cuando Cooke y su grupo de músicos fueron arrestados por perturbación del orden público al intentar registrarse en un hotel "whites only" (sólo para blancos) de Shreveport, Louisiana. Ambos incidentes son relatados en el tema a través de un tono cansado, especialmente en el verso final There have been times that I thought I couldn't last for long/but now I think I'm able to carry on/It's been a long time coming, but I know a change is gonna come. (En español seria: En ocasiones pensé que no aguantaría demasiado/pero ahora creo que tengo las fuerzas necesarias para continuar/Hace mucho tiempo que está a punto de llegar, pero ahora sé que un cambio se aproxima).

Con el paso del tiempo, esa letra estaba aun en la libreta de Cooke hasta que durante los meses de gira, el 21 de diciembre de 1963 decidió grabar "A Change Is Gonna Come" en los estudios RCA en Los Angeles, California, durante las sesiones para el álbum de 1964 Ain't That Good News, que ademas sería su ultimo album.
Según Peter Guralnick, quien es autor de la biografía de Cooke "Dream Boogie", el apodado "Rey del Soul" dió al arreglista Rene Hall libertad total para los arreglos musicales de la canción. Hall fue quien introdujo un fondo orquestral dramático, ensalzado por las notas de una trompeta. En cambio para las voces, Cooke volvió a sus raíces gospel para cantar con una intensidad y pasión desconocidas en sus anteriores grabaciones pop. Era el nacimiento de esta hermosa balada protestante.

El single fue lanzado en 1964 y no tuvo el exito que creian los dueños del sello. Sin embargo, Cooke y su nuevo manager, Allen Klein, pensaron que la canción merecía mayor promoción asi que empezaron a pensar diversas formas de lograr presentarla. Según el libro de Guralnick, Klein persuadió a Cooke para cantar "A Change Is Gonna Come" en su aparición en el The Tonight Show del 7 de febrero de 1964. Cooke cantó el tema, pero desafortunadamente no tuvo el exito esperado ya que justo coincidió con la actuación histórica de los "melenudos" Beatles en el The Ed Sullivan Show dos días antes, lo cual dejó un record Guiness y fue el comienzo de la Beatlemania por USA. Para mayor desacierto, la cadena NBC no guardó la cinta con la actuación de Cooke, por lo que nunca se utilizó para futuras colecciones.
Debido al poco exito, el sello decidió cambiar el single y poner en las radios el lado B titulado "Shake", el cual fue un exitazo.

Pero cuando por fin se le prestó la atención que merecía, "A Change Is Gonna Come" se convirtió en un éxito entre la comunidad negra, y fue adoptada como himno de las protestas por los derechos civiles en curso.De echo muchos artistas declaran a esta canción como precursora de numerosos sencillos socialmente conscientes que aparecieron con posterioridad, entre los que se incluyen el "What's Going On", de Marvin Gaye.

Con el paso de los años, el tema ha conseguido mayor aceptación y elogios, y en 2005 fue incluida en la posición número 12 de la lista de Las 500 mejores canciones de todos los tiempos, confeccionada por la revista musical Rolling Stone.

Desafortunadamente, los problemas legales la han perseguido desde su lanzamiento. Una disputa entre ABKCO, editor musical de Cooke, y la discográfica RCA Records apartó la grabación del mercado durante más de cuatro décadas. Aunque el tema aparece en la película de 1992 Malcolm X, no se incluyó en su banda sonora debido a esos problemas. En 2003, las disputas se solucionaron y el tema pudo ser incluido en la versión remasterizada de Ain't That Good News, así como en la antología de Cooke titulada como Portrait of a Legend.

Dato Curioso: Tras ganar las elecciones presidenciales de los estados Unidos en 2008, Barack Obama se refirió a la canción en un encuentro en Chicago con sus seguidores, a través de sus palabras "It's been a long time coming, but tonight, change has come to America."