domingo, 2 de octubre de 2011

DON'T STOP BELIEVIN' / JOURNEY



"Don't Stop Believin'" es una canción de la banda estadounidense Journey, que fue lanzada como single en Octubre del año 1981 promocionando su séptimo trabajo musical, titulado Escape, con el cuál lograron conquistar los primeros lugares de los charts en todo el mundo.
A pesar de que en sus inicios, por el año 1971, esta banda tocaba extensas piezas de rock progresivo, con el paso de los años fueron tomando otro rumbo musical, especialmente cuando incorporan a sus filas a Steve Perry, un talentoso cantante dueño de una potente y original voz, con el cuál empezaron a crear canciones mas "livianas" y a dar una paso al costado con las experimentaciones para atacar el mercado musical con varios hits eternos.

Cuando todo iba bien para la banda, y su nuevo vocalista ya había logrado cautivar a mucha gente y de paso sus discos eran grito y plata, los Journey vuelven a tener un abandono de uno de sus integrantes mas experimentados. Se trataba del tecladista Gregg Rolie, quien en 1979 y cansado de tantas giras y promociones en medios de comunicación por todo el mundo decide dar un paso al costado, pero dejando de inmediato un reemplezante: Jonathan Cain.
Cain, que había estado tocando en la banda The Babys, tenía un gusto musical muy elevado e incluso ya tenía ciertos estudios sobre el uso de los sintetizadores, y era un buen guitarrista. Debido a sus gustos musicales, el nuevo tecladista marcó de inmediato la cancha y le dijo a sus nuevos compañeros que tenían que dejar de lado el Hammond setentero y empezar a experimentar nuevos sonidos Pop con el sintetizador ochetero. Otro detalle importante sobre Cain, era que tenía muy buena mano para crear canciones y en sus primero días de ensayo dejó muy en claro el nuevo estilo de esta gran banda.

En el verano del año 1981, la banda empezaba a grabar su nuevo trabajo musical, para ello llevaron todos sus equipos e instrumentos a una sala de ensayo ubicada Berkeley, California. En esas sesiones, la banda empezó a crear nuevo material musical, y nuevamente la influencia de su nuevo tecladista fue tomando fuerza.
Una tarde, mientras la banda buscaba nuevas ideas y nuevos acordes, el guitarrista Neal Schon dejó de lado su instrumento y se puso al hombro el bajo. De inmediato sus dedos empezaron a tocar un "riff" muy llamativo. De inmediato, y mandando por el guitarrista, el baterísta Steve Smith pescó una guitarra y empezó a tararear una parte vocal muy simple pero a la vez potente. Fue en esa improvisación, en que Cain y Perry decidieron poner manos a la obra y empezar a crear una nueva canción. Asi fue como una noche, en que Cain y Perry se fueron de parranda por el Sunset Strip, estos dos músicos escribieron la letra de la canción inspirados en toda esa gente que la pasaba bien escuchando música y compartiendo con amigos.
El resultado final fue "Don't Stop Believin".

Cain escribió un potente solo de teclado para el intro, y de paso, junto a sus compañeros, dejó estructurada la canción de la siguiente forma: instrumental, primera estrofa, verso e instrumental, segunda estrofa, primer coro, versoe instrumental, tercera estrofa, segundo pcoro, instrumental, y, finalmente, el coro hasta terminar con un fade-out. Ese era el mapa de la nueva canción, y de esa forma los integrantes de la banda empezaron a tocar y depurar los detalles.

La canción hacía destacar y explotar todo el talento vocal de Steve Perry, quien en un tono romántico calza de manera justa con la cortina musical de fondo que tiene un tinte más rockero, en especial por el trabajo de Neal Schon en sus potentes solos de "viola".

"Don't Stop Believin'" fue lanzada como single sólo para Estados Unidos en Octubre del año 1981, y llegó al puesto #9 del Billboard. Si bien la canción no fue el mayor éxito de la banda dentro de ese disco, ya que meses después la balada "Open Arms" la rompería en las radios, esta pieza musical dió el "vamos" al nuevo estilo de la banda, y de paso los dejó en la cima de la fama por todo el planeta.
Por estos motivos, siempre que la banda se presenta en vivo le deja un espacio a esta entretenida canción. De hecho, en el 2010 y en una entrevista con la radio Planet Rock, el ahora ex-vocalista de Journey, Steve Perry mencionaba emotivas frases sobre esta canción: "Personalmente, significa mucho para mí. Al igual que todo el mundo, pasé por problemas emocionales, y la canción junto a su mensaje me ayudó a no darme por vencido. Sé que hay mucha gente que concuerda con lo que digo".

Una canción fenomenal, y muy re-versionada con el paso de los años, que siempre mantiene intacto ese espiritu jóven que tanto la caracteriza...
Rock de los 80's... Que la disfruten!

1 comentario:

ivette martinez dijo...

Es una de mis canciones favoritas, me trae muchos recuerdos muy buenos de mi epoca de estudiante, esa epoca que solo se vive una vez y que recuerdas toda la vida. Steve ha sido y sera el mejor cantante de todos los tiempos. Con todo mi amor y por siempre Ivette Martinez desde Puerto Rico.