sábado, 15 de octubre de 2011

GOLDFINGER / SHIRLEY BASSEY



"Goldfinger" es una canción de la famosa cantante galesa Shirley Bassey que fue publicada como single en el año 1964 promocionando la banda sonora de la película del mismo nombre, que formaba parte de la tercera entrega de la famosa saga "James Bond", esta vez bajo la dirección de Guy Hamilton y con el actor Sean Connery en el papel del famoso Agente 007.
Bassey, oriunda de Cardiff, empezó su carrera musical cuando sólo tenía 15 años y sus productores tenían puesto todas sus ganas en ella, ya que se veía a venir una cantante de alta calidad. Pero el proyecto tuvo un brusco final cuando recién tenía cumplidos los 16 y a causa de un repentino embarazo decidió abandonar los escenarios y fue por varios años.
Pero su revancha vino en el año 1955, cuando sacó aplausos en su rol protagónico del musical "Such Is Life", y a partir de ese momento empezaba su renacer artístico.

Pero 1964, sería el año donde la carrera de Bassey iría a la fama absoluta. Todo empezó a inicio de ese año, cuando tras una actuación en Londres, la cantante recibió la visita en su camarín del aclamado compositor John Barry, quien le traía una propuesta muy "simpática". Resulta que por esos días, Barry había sido nuevamente reclutado por los productores de "James Bond" para que escribiera la banda sonora de la cinta "Goldfinger", que ya estaba en proceso de edición. En esa ocasión el compositor intentó conseguir el visto bueno de la cantante apelando a la sinceridad, esto se debía a que realmente la canción que le iba a enseñar sólo venía en formato instrumental, ya que no había muchas ideas claras sobre el contenido de la letra, y para ello aún faltaba ver algunas escenas de la película.
Tras una breve conversación con los productores de la cantante, que al parecer creían que esto formaba parte de alguna broma, Bassey aceptó la cinta y se la llevó a su departamento para escucharla con tranquilidad y luego dar la respuesta definitiva sobre su participación en la BSO de esta cinta.
"Finalmente la escuché, y casi me caigo de la silla. Gracias a Dios escuché esa canción, porque contenía arreglos musicales que me dejaron la piel de gallina. Por eso, esa misma noche llamé por telefono a Barry y le dije: 'No me importa que aún no tenga letra. Sea como sea lo haré" señaló años despues la cantante a un medio británico.

Una vez que la cantante dió el sí a la idea de participar en esa canción, Barry reclutó a los compositores Anthony Newley y Leslie Bricusse para que escribieran una letra adecuada con la temática de la película. Esa tarea no era tan fácil, como tampoco lo fue para John Barry escribir esa pieza musical.
Una vez que los contactaron los ejecutivos ligados a esa cínta, el compositor pasó toda una noche en vela pensando una que otra idea experimental y escribiendo partituras. Finalmente, el músico llegó a la conclusión de que su nueva pieza musical tenía que estar inspirada en el perfil del villano de la película y se aferró a los arreglos musicales de la canción "Mack The Knife", que era un homenaje a un ser villano... Y de ahí todo empezó a fluír.

Una vez que escribió gran parte de la pieza musical, Barry se la presentó a su amigo y vecino, el famoso actor, Michael Caine. Tras escucharla atentamente, un confundido Caine decidió ser sincero con su amigo músico: " Se parece a 'Moon River'" . De forma inmediata, Barry corrió a su estudio de grabación y le agregó a su nueva pieza musical una llamativa parte de bronce, que contenía parte del "jingle" típico de las anteriores melodías de James Bond, y con eso buscó evitar que la gente confundiera su trabajo con la famosa canción escrita por Johnny Mercer y Henry Mancini en 1961. Años después, Barry declararía a un medio estadounidense que los arreglos finales no los hizo por temor a ser acusado de plagio por Mancini y compañía, sino que lo hizo por el bien de su carrera musical, ya que no podía escribir alg que se pareciera con "la peor canción que había oído en toda mi vida".

Una vez que Shirley Bassey estaba en el estudio de grabación, y los demás compositores escribieron la letra, todo estaba listo para entrar en calor con la canción.
La interpretación de Bassey fue genial, y eso se notaba en cada detalle, donde su voz abrazaba de buena maner ala cortina musical hecha con mucho profesionalismo. Es qe al igual que la película, la canción tenía diversos actos, momentos fuertes y momentos dulces y tranquilo. Esa variedad de estilos, hicieron que la canción fuera un éxito. Además, en la producción estuvo el señor George Martin, y entre los músicos de esa sesión de grabación se encontraba un joven guitarrista, amante del blues, llamado Jimmy Page.

Tras decidier lanzarla como single, donde la cara B era la versión instrumental, esta pieza en voz de Bassey llegó al octavo puesto del Billboard Hot 100 y al puesto #2 en el Adult Contemporary, donde se mantuvo por casi cuatro semanas. Mientras que en Reino Unido, tierra donde en esos días mandaban los Beatles, la canción sólo llegó al puesto #21, aunque semanas después la banda sonora de la película bajaría por un rato a Los Beatles del primer lugar en los charts británicos.

Les dejamos esta canción memorable, que ayudó a afirmar la fama de la cinta James Bond y de paso aumentar la populairdad de esta diva británica, que hasta el día de hoy sigue llenando teatros y cantando sus clásicos, donde obviamente no puede faltar esta popular pieza.
Que la disfrrrrrruuten!