sábado, 20 de octubre de 2012

MONA LISAS AND THE MAD HATTERS / ELTON JOHN


"Mona Lisas and Mad Hatters" es una canción  del músico británico Elton John, que fue incluída en su aclamado LP "Honky Château", publicado un 19 de Mayo de 1972 y considerado por la crítica como unos de los trabajos musicales mas destacados dentro de la extensa y exitosa carrera musical de este cantante y pianista oriundo de Pinner, Middlesex, Inglaterra.
Es que el quinto trabajo de estudio de Elton John trae un repertorio de alta calidad, donde cada canción marca la cancha de forma inmediata y ese detalle lo hace ser un disco altamente recomendable. Es que el tracklist se pasea por piezas con aroma a country, otras con secciones de Music-Hall, pasando también por sonidos ligados al Funk y esas deliciosas baladas que ya eran la especialidad de la casa. Todo ese conjunto de canciones hicieron que el disco fuera un éxito en ventas en los Estados Unidos y en toda Europa, dejando en claro que el talento musical de Elton John no era una simple moda pasajera y que era calidad pura e innovadora en los 70's.

Una de esas baladas que traía este prestigioso disco contiene un título que quizás ni va ligado con la trama de las letras pero le da un toque de suspenso que marca la cancha inmediatamente. Hablamos de "Mona Lisas and Mad Hatters", una pieza firmada por Elton John y su compañero Bernie Taupin. De hecho, este ultimo fue el encargado, como en todos los éxitos del pianista, de la letra que acompaña la excelente ejecución musical.
La historia de esta canción empieza en el año 1971, cuando Bernie viaja por primera vez a Nueva York acompañando a Elton y la banda en una de sus primeras giras por tierras norteamericanas. Para el letrista llegar a Nueva York fue algo impactante, ya que la ciudad en sí le causaba mucha impresión. Es que Taupin pasó su infancia en una granja, en los alrededores de Lincolnshire, y nunca estuvo muy cómodo a la hora de vivir en ciudades grandes y muy movidas como por ejemplo: Londres. Por ello, si ya Londres era un susto para sus sentidos y su diario vivir, el estar en esos momentos en una ciudad mas ruidosa, mas movida como Nueva York ya era casi para un paro cardíaco. Por ello es que la canción habla de un proceso de confusión al estar en un lugar extraño, la necesidad de estar con la gente querida y también el deseo de estar aunque sea por unos minutos a solas y en la paz de su entorno.

Fue en un hotel de esa ciudad, y tras mirar todo ese mundo nuevo por la ventana, cuando Taupin empezó a escribir la letra de esta canción. En su escrito también se dio tiempo para hacerle un guiño a una de sus canciones favoritas de su infancia: "Spanish Harlem", del cantante estadounidense Ben E. King's.
Taupin siempre tuvo cariño a esa canción, en especial a la parte donde dice "There is a rose in Spanish Harlem.". Es por esto que en la letra aparece un breve comentario sobre esta canción, y en especial en respuesta a su frase favorita: "Spanish Harlem are not just pretty words to say, i thought I knew, but now i know that rose trees never grow in New York City".

Una vez que la letra estaba lista, y que además tuvo el visto bueno de Elton John, empezaron a trabajar la parte musical junto al prestigioso productor Gus Dudgeon.
Para esta pieza musical Elton y sus músicos decidieron volver a la fórmula empleada en el disco "Tumbleweed Connection" y decidieron volver a utilizar las mandolinas, las cuales fueron grabadas por Davey Johnstone y además cuenta con unos arreglos vocales en los coros que llegan a poner los pelos de punta.  Quizas es por esa razón, y por cuantas más, que esta canción ha sido considerada por el mismísimo Elton John como una de sus piezas favoritas, y que siempre tendrá un lugar especial dentro de su aclamado repertorio.
Para el pianista esta pieza tiene el don de alternar de buena manera el optimismo con la desesperación y tiene cierta relación con su vida personal de ese entonces, donde la fama, las portadas, los conciertos y los dólares contrastaban con su vida fuera del escenario donde el estrés y el poco descanso lo habían llevado a problemas psicológicos como una bulimia extrema y una fuerte adicción a las drogas y el alcohol que lo dejaron en muchas ocasiones al filo de la muerte en plena primavera musical.

Una de las canciones mas emblemáticas dentro de la carrera musical de Elton Joh, y que a pesar de no haber sido considerada como single (y como se lo farrearon!!) logró cautivar a la fanaticada quienes la cantan a viva voz en todos sus conciertos y en otdas partes del mundo.
Que la disfruten!