sábado, 21 de septiembre de 2013

GREAT BALLS OF FIRE / JERRY LEE LEWIS


"Great Balls of Fire" es una canción del pianista y cantante estadounidense Jerry Lee Lewis, que fue publicada un 11 de Noviembre de 1957 y que tuvo un éxito muy sorprendente en los medios de comunicación que lo llevó a ser considerada como uno de los himnos del rock and roll.
"Mi primer contacto con el rock and roll fue una tarde en que vi, por televisión, a Jerry Lee Lewis. Fue algo que me dejó muy sorprendido, es que para mí él era de otro planeta" mencionaba el guitarrista Eric Clapton, uno de los tantos rockeros influenciados por este músico oriundo de la localidad de Ferriday, Louisiana. Es que JLL fue el primer rebelde del rock, y debido a su personalidad altanera, llevó su música hacia el lado mas salvaje y frívolo dentro de una sociedad muy conservadora y llena de trabas.
Son pocos los músicos que pueden crear un sello distintivo, y Jerry Lee Lewis lo logró con su piano, el cuál tocaba como si estuviera en otro mundo, dejando en claro que tenía que marcar la cancha ante tanto artista que pasaba por los escenarios de su país. Debido a esa actitud, los medios lo apodaron como "The Killer".
Pero cuando la fama estaba  sobre sus hombros, y su tacha de ídolo juvenil lo tenía en todas las portadas e incluso participaba en películas, a mediados de 1958 vino el momento mas duro: La polémica por su matrimonio con su prima, de tan sólo trece años, Myra Gale Brown. Con ello empezó la censura de las casas disqueras, las polémicas en los medios mas conservadores, los excesos de pastillas y el posterior decrecimiento de la fama y la popularidad.
Con el paso de las décadas, muchas bandas y solistas se dieron cuenta que mas allá de polémicas  amorosas, la música de Jerry Lee Lewis tenía un toque distinto, una energía que impulsaría a crear nuevos estilos y que, sin querer queriendo, dejaron a este pianista como un pionero en el rock de verdad.

Un 8 de Octubre de 1957, en los Sun Studios, en Memphis, Tennessee, Jerry Lee Lewis y su banda se disponían a grabar una canción cedida por el compositor Otis Blackwell, quien venía de trabajar en algunas canciones para Elvis Presley y que para esta ocasión, y en un detalle bastante extraño, le enviaba la cinta a los agentes del sello bajo el pseudónimo: Jack Hammer.
Esta canción, al igual que el anterior éxito de Jerry, la pegajosa "Whole Lotta Shakin 'Goin' On", contenía una letra llena de metáforas referidas al ámbito sexual.
Cabe señalar que la familia de Jerry Lee Lewis era muy cercana a la religión, y obviamente la "oveja negra" de la familia era este pianista que ya a los 13 años había sido expulsado del colegio por interpretar canciones gospel a ritmo de Boogie. Por esa razón, si su anterior hit ya había causado polémicas en su seno familiar, ni imaginar que pasaría si esta canción que ya estaban grabando llega a ser un éxito. Además, ya en esa época Jerry había contraído matrimonio de manera secreta con su prima de 13 años. Esta si que era una bola de fuego caliente...

La historia cuenta que fue el dueño de la disquera Sun, el señor Sam Phillips, quien convenció a JLL a que cante esta canción sin temor a la censura y a lo que digan sus familiares. Pero la tarea no fue tan fácil para mr. Sam, ya que en uno de los primeros intentos de grabación, el pianista, sumergido en nervios y rabia, le tiró un escupo a la cinta mientras esta giraba y registraba la parte instrumental. "Sam se puso muy grave, nunca lo había visto así, y Jerry estaba muy rabioso" recordaba en Abril del 2012 el baterista JM van Eaton,  tras ser entrevistador por la revista  Uncut y que tuvo la suerte de participar en esa histórica sesión de grabación.

Finalmente la canción se pudo grabar, y en Noviembre de 1957 fue lanzada a los medios y en tan sólo semanas ya estaba generando sus primeras polémica y también alabanzas. Es que el título de la canción deriva de una frase muy utilizada en el sur de Estados Unidos y que tiene que ver con la fiesta de Pentecostes, donde los católicos celebran la llegada del espiritu Santo. Obviamente, los fanáticos religiosos ya habían empezado a mirar mal a la canción, ya que la encontraban hasta "diabólica" y que llamaba al sexo de manera muy libre.
Pero eso no lograba detener la popularidad de "Great Balls of Fire", que en tan sólo diez días ya había vendido un millón de copias y llegaba a la segunda casilla del Billboard.
Pero eso no era todo, ya que esta canción también llegó a sonar fuera de Norteamerica, y eso se vió reflejado en el primer puesto que logró en el Reino Unido, en Nueva Zelanda y en Alemania.

Fue tanto el éxito de esta canción, que Jerry Lee Lewis decidió ir de gira a Inglaterra, donde según sus productores a gozaba de fama necesaria para llenar teatros.
Tras tocar tierra británica, la prensa le dió como bombo en fiesta a la relación que el músico mantenía con su prima. Eso fue tema de portadas, de repudio, de copuchas y de varios inventos. La gira se canceló a mitad de camino y la carrera de JLL empezaba a tocar fondo... Cosas del rock!
Que la disfruten!!