lunes, 9 de mayo de 2011

MAXWELL'S SILVER HAMMER / THE BEATLES



"Maxwell's Silver Hammer" es una canción de la famosa banda británica The Beatles que aparece en su álbum Abbey Road, que fue publicado en Septiembre del año 1969.
Pese a que fue lanzado antes que "Let It Be", este disco fue oficialmente el último trabajo de esta maravillosa banda que cambio casi todo en la historia de la música Rock. Para muchos críticos, este "Abbey Road" fue la despedida magistral que toda banda soñaba, porque se trata de un disco completo en cuanto a lo musical, donde cada integrante aportó canciones de alta calidad y la experimetación musical salió a flote en su máximo esplendor.

Dentro de este megnífico trabajo musical encontramos una llamativa y tragicómica pieza musical llamada "Maxwell's Silver Hammer", que habla sobre un estudiante de medicina, llamado Maxwell, que se convierte en un asesino en serie tras mandar al "cielo" a su novia, sus maestros y al mismísimo juez que lo estaba enviando a la cárcel.
La historia de esta canción empieza en Octubre del año 1968, cuando un motivado Paul McCartney le presentó a sus amigos una nueva canción, y que podía formar parte del "White Album", disco que estaban grabando en esos días. Finalmente la canción no logró entrar en el tracklist de ese disco y fue guardada por "Macca" para el próximo trabajo de la banda.
"Maxwell's Silver Hammer era una metáfora sobre esos días en que por algún motivo inoportuno todo sale mal. En ese periodo de mi vida me pasaba casi siempre esas cosas. Yo quería algo fictício para esconder la historia, asi que inventé a este personaje llamada Maxwell, que además tenía un martillo de plata. No me preguntes por qué ese martillo era de plata, ya que simplemente rimaba en la canción... Todavía uso esa expresión cuando sucede algo nesperado" comentaría años después Paul McCartney en una entrevista con Barry Miles.

Tras no aparecer en el mencionado disco, Paul no se quedó de brazos cruzados e hizo reaparecer la canción en la época en que la banda empezó a trabajar en los Twickenham Film Studios, en enero de 1969.
De hecho, en el (triste) documental "Let it Be" se puede ver a Paul enseñándole a sus compañeros de banda esta canción. Lo más llamativo de esa sesión es observar las caras largas de sus compañeros, y eso se debía a que "Macca" estaba muy motivado para que esta canción sea un single promocional, y siempre que tenía tiempo pescaba a los tres Beatles y empezaban a ensayarla.

Uno de los que jamás gustó de esta canción fue John Lennon, quien declaró que "Maxwell's Silver Hammer" era una basura y que Paul "hizo todo lo posible por hacerlo un single, y nunca lo fue y nunca debió haberlo sido". Según Lennon esta canción fue la que gastó más dinero que cualquiera otra en Abbey Road, encuanto a producción.
Durante los tres días en que se grabó la canción (del 9 al 11 de Julio de 1969), el único Beatle que no participó de esa sesión fue John Lennon, quien se encontraba algo adolorido tras sufrir un accidente de tránsito junto a Yoko Ono en Escocia.

Ante esas palabras de su compañero de banda, Paul defendió a su canción comentando que las palabras de Lennon eran simplemente influenciadas por la envidia: "Lo que comenta Lennon es algo engañoso, ya que se enojó porque Maxwell's Silver Hammer tomó tres días para ser grabada. Gran cosa!!"
Otro que criticó esta pieza de "Macca" fue George Harrison, a quien no le gustaban estas canciones tan dulzonas y cursis. Pero el que rompió el silencio y dejó bien puesto sus pantalones ante esa etapa de The Beatles fue el baterista, el popular Ringo Starr, quien en una entrevista con la Rolling Stones, en el año 2008, declaró sin pelos en la lengua que " la grabación de Maxwell's Silver Hammer fue la peor sesión de todas. Fue la peor canción que tuvimos que grabar y mas encima se prolongó por tres días. Fue una semana de mierda"

Nadie lo puede negar, pero esta interesante trama de "Maxwell's Silver Hammer" es divertida y esa mezcla de Pop/Rock la deja como una pieza interesante dentro del disco. Con un "Macca" que canta con una voz chistosa, con sabor a despedida dulce y locura a la vez.
En el coro, ya escuchamos a un McCartney que canta como si estuviera en un cumpleaños, y todo tiende a ser mas infantil cuando aparece Ringo y su "solo" de yunque.
En esta canción Paul se luce con una parte hecha en su sintetizador Moog, instrumento muy poco usado en ese entonces por los artistas del rock, y que en esta pieza musical tuvo una aparición muy llamativa para otros "genios" de pelo largo.

Lesd ejamos esta canción tan críticada por sus intérpretes pero que no deja nada de mal para los críticos. Una canción no tan escencial para la trayectoria de esta mítica banda pero que quedó como una canción que pudo ser un gran proyecto...
Que la disfruten!

4 comentarios:

alex dijo...

vaya soy el primero en comentar arriba los beatles

Victor Martínez dijo...

Pues no sé si alguien en verdad la puede llegar a odiar, a mi en lo personal me encanta, es de mis favoritas de The Beatles, vaya, parece que siempre mis favoritas son las de Paul XD, sobre todo me encanta ese sonido del martillo en el yunque, es un toque super original, solamente ellos pudieron convertir herramientas en instrumentos musicales.

Sergio Ursua dijo...

Sí, pero, ¿quién es el que toca el martillo en la grabación?

Victor Martínez dijo...

Es Ringo quien toca el yunque en la grabación final, aunque, si miras Let It Be, el que lo toca es su roadie Mal Evans.