jueves, 13 de febrero de 2014

SAVOY TRUFFLE / THE BEATLES


La historia cuenta que el señor Eric Clapton conoció a los Beatles a finales de 1964, y de ahí en adelante congenió de manera perfecta con uno de ellos: George Harrison.
La gran amistad que estos entablaron fuera del escenario estuvo llena de colaboraciones mágicas, y también de historias inolvidables y dignas de la prensa rosa, donde destacan incluso el haber compartido la misma mujer, dejando atrás esa ley humana de no meterse con la esposa del amigo. Pero bueno, la historia de Patty Boyd ya ha sido contada en estas ciber-páginas y entrar en detalles simplemente sería irnos lejos de la canción que hoy viene al ruedo y que fue publicada el 22 de Noviembre de 1968 en el famoso disco homónimo. Hablamos de "Savoy Truffle".

Bueno, resulta que si había algo que le llamaba la atención a George sobre su amigo (aparte de lo talentoso que era con las seis cuerdas), era su fuerte adicción a los bombones, y en especial a esos de la marca Mackintosh's Good News. Esa era la razón por la cuál Clapton pasaba con dolores de muelas y tenía tantas caries como ideas musicales en esos años.  En su biografía "I Me Mine", Harrison declaraba que "'Savoy Truffle' era una broma compuesta en los años sesenta. Por aquel entonces, veía a menudo a Eric Clapton, que tenía muchas caries y necesitaba ir al dentista. Siempre le dolían las muelas pero no paraba de comer bombones: era superior a sus fuerzas y cuando veía una caja se los tenía que comer todos".

Harrison la compuso a modo de broma cuando Clapton le contó que en una de las visitas al dentista se le había recetado simplemente dejar los chocolates, pero este no sabía que hacer y de pura desesperación empezó a comprar trufas, pensando que no eran tan dañinas como esos bombones de la chocolatería Mackintoch. "Al parecer no sabía que la trufa era una especie de dulce, al igual que todo lo demás - crema de mandarina, jengibre - sólo cosas dulces. Eric simplemente se tomaba el pelo solo" comentaba el Beatle en el año 1977. Además, agregaba que tras la supuesta rehabilitación, Clapton "un día vino a casa y encima de la mesa había una caja de bombones 'Good News' y escribí la canción a partir de los nombres que salían en la tapa. En la caja aparecían los nombres creme tangerine, montelimart, ginger sling, pineapple treat, coffee dessert, savoy truffle. No había cherry cream sino toffee and cherry cup, ni había apple tart ni coconut gudge, sino coconut and caramel"

Una vez que llegó a la base, y esta fue de su real gusto, Harrison decidió trabajarla para el "Album Blanco". Asi fue como el 3 de Octubre del año 1968 en los Trident Studios se la enseñó a sus compañeros y de inmediato junto a Paul en bajo  y Ringo a la batería empezaron a grabar algunas tomas. Los resultados de esa sesión de grabación fue dejar lista la parte de guitarra, incluído el riff, el bajo y la batería. Dos días después, Harrison trajo parte de la letra (con el listado de los bombones) y antes de empezar a grabar la parte vocal le pidió ayuda a Derek Taylor, quien era en ese momento el jefe de prensa de Apple. Y fue Derek quien le dió la frase "you know that what you eat you are".
Además, fue en esa sesión donde Harrison incluyó en la letra cierta referencia a la canción  "Ob-La-Di, Ob-La-Da", imitando lo que había hecho John en su canción "Glass Onion" donde jugaba con los títulos de las canciones de la banda. Al parecer simplemente fue hecho a modo de relleno.

El 11 de Octubre llegaron al estudio los saxofonistas Art Ellefson, Danny Moss, Derek Collins, Ronnie Ross, Harry Klein y  Bernard George para grabar un arreglo de vientos hecho por Chris Thomas, asistente de George Martin y que además tocó el piano eléctrico en la grabación de este tema.
Recordemos, que en esas sesiones de grabación fue tanta la "mala onda" entre los integrantes de la banda (George le echó la culpa a las esposas de sus compañeros) que por primera vez George Martin decidió salir de la cabina de manda y tomarse unas vacaciones, y dejar como productor a su asistente. "Yo acababa de regresar de mis vacaciones, y cuando llegué al estdio había una pequeña carta en el escritorio que decía:" Querido Chris.  Espero que hayan tenido unas buenas vacaciones . Ahora me toca a mí . Estas disponible para los Beatles. Neil (Aspinall) y Mal (Evans) saben que tienes poca experiencia " recoradaría Thomas años después, al recordar su trabajo con la mejor banda de Rock de todos los tiempos.

Una vez que los músicos de sesión hicieron su tarea apareció en escena Harrison, quien tras escuchar la pista en el estudio le sugirió a Thomas que distorsionara el sonido, para darle un toque mas personal a la canción. Pero Thomas no estaba muy a gusto con la idea del Beatle, ya que lo que habían grabado sonaba fantástico y le daba un buen plus a la canción. Pero la palabra del autor valía más que su fina proposición. "Así que tuve que conectar dos amplificadores de alto voltaje al mismo tiempo, esos que cuando se sobrecargan producen un efecto de distorsión, desgarrador e incluso algo sucio. Una vez que los músicos de sesión fueron a la sala de control para escuchar su parte, George les dijo: "Antes de escucharla les tengo que pedir perdón por lo que hice con su magnífica interpretación. Por favor, perdonenme, pero esto es lo que quiero". Si bien el sonido les paralizó los pelos a esos músicos, finalmente entendieron que eso era lo que quería George" comentaría años después el ingeniero Brian Gibson en "The Complete Beatles Recording Sessions", de Mark Lewisohn

Finalmente "Savoy Truffle" fue terminada el 14 de Octubre, cuando Harrison puso una nueva parte de guitarra electrica y Paul McCartney se encargó del pandero. ¿Y Ringo Starr?... Bueno, el baterista se había ido por unos días junto a la familia a Cerdeña. Y mientras tanto lennon ni se aparecía por los estudios de grabación...

Que la disfruten!!!



.



1 comentario:

Luis Angel Martin Eb dijo...

Hola buenas tardes;

Le mando saludos desde Cancún, México.

Hace como un años encontré su blog por casualidad, luego perdí la dirección de su blog en mi antigua computadora y afortunadamente lo encontré nuevamente.

Disfruto mucho leer las historias que hay detrás de las canciones.

Muchas felicidades y gracias por compartir estas entradas.

Saludos.