miércoles, 14 de abril de 2010

IN THE MOOD / GLENN MILLER



"In the Mood" es una popular canción del músico estadounidense Glenn Miller publicada como single en 1939 y que obtuvo un gran éxito en la época dorada del Swing.
Este llamativo instrumental es considerado como una de las piezas escenciales para toda Big Band y además fue la primera canción en llegar al numero uno del Billboard Hot 100, cuando este ranking empezó sus labores comerciales.

La historia cuenta que esta simpatica canción fue escrita por Joe Garland y Razaf Andy, que eran dos personajes en el mundo del Jazz en esos tiempos, además de eso eran importantes agentes culturales, por ejemlplo Razaf Andy además de ser un destacado compositor tambien era poeta y publicó dos obras literarias que recibieron buenas criticas.
Pero Garland y Andy no fueron tan originales en la composición de esta pieza, ya que tomaron ciertas partes musicales de otras obras del jazz. Una de las canciones que estos dos músicos usaron como base para "In The Mood" fue "Tar Paper Stomp" acreditada, al director de orquesta y experto en Jazz, Wingy Manone que la grabó en 1930 oteniendo un éxito moderado pero muy respetable en todos los amantes del Jazz (hay que considerar que en esos años no existían charts).

Sin importarles los derechos de autor de la canción de Manone, los compositores Garlan y Andy decidieron dejar su canción tal como la habían diseñado y la titularon como "In The Mood". Si bien el título de la canción ha sido interpretado y traducido como "En Forma" o "De buen humor", no es exactamente lo que significa en realidad. "In The Mood" es una expresión que indica el deseo a tener relaciones sexuales, lo cual era muy polémico para esos años donde todo lo que tenía que ver con reproducción humana era tabú. Obviamente no muchos oyentes captaron el mensaje subliminal de la canción y pasaron como "inocentes palomas".
Hoy en día puede sonar inocente una canción que tenga que ver con el sexo , pero en esos años hasta se arriesgaba ir a la carcél si un cantante interrpetaba una canción que se pasaba de los límites morales.

Luego de tener lista la canción (con título y todo), Garland decidió que sea Edgard Hayes y su orquesta quienes la interpretaran. Asi que en 1938, Hayes y sus músicos grabaron la primera versión de esta "no tan inocente melodía" llamada "In The Mood".
Con esa versión, la canción empezó a tener una respetable fama entre los fanáticos del jazz y destacaba por tener una batalla musical entre saxos tenores y un interesante dueto de saxos barítnos. Pero esos arreglos musicales no bastaron para que la gente se asombrara, muchos críticos la encontraban como una canción que contenía "más de lo mismo" y no era tan relevante subirla a los cielos sin tan solo contenía ciertas ráfagas de buen jazz.

Pero Garland no se rendía con su melodía y decidió vender la canción a Artie Shaw, un famoso clarinetista y director de orquestas que tenía mucho respeto en el circuito del jazz norteamericano. Pero luego de varias negociaciones, de dimes y diretes, ambos musicos no llegaron a ningun acuerdo y decidieron no firmar los contratos.
La canción aún tenía que esperar...

Pero en esos años y en los casinos de Nueva York había un director de orquesta que "la rompía" con su banda y no dejaba a ninguna persona quieta sino que a todos bailando al compás de swings y buen jazz. Era el señor Glenn Miller, un músico que a duras penas había formado su banda y con la grabación de una canción llamada "Moonlight Serenade" se ganó el respeto y la admiración de gran parte de los Estados Unidos.
Garland fijó su mirada en Miller y le ofreció su canción que tanto había promocionado con otros directores de orquesta. Al principio Miller no quedó muy satisfecho con la canción, no la encontraba con pasta de ser un hit, pero decidió hacerle algunos arreglos con la gente de su banda y luego ver que tal sonaba.
Miller y su pianista John Chalmers McGregor fueron los encargados de arreglar la canción con respecto a su versión original. La aceleraron y le cambiaron ciertas partes de la melodía, con el fin de que fuera una canción bailable y que sonara fuerte en los casinos.

Con esos arreglos, Miller decidió grabar la canción en 1939. Estaba claro que el músico no le tenía mucha fé a la canción pero la historia quizo otra cosa.
Increiblemente ,y para todo el asombro de Miller, la canción fue un éxito rotundo y estuvo casi 15 semanas liderando los rankings estadounidenses y se convirtió en la canción mas conocida de este músico.

Cuenta la leyenda que cuando "In The Mood" estaba en su momento mas popular en las radios y los salones de baile, Manone decidió denunciar, vía tribunales, por el plagio a esa canción ya señalada. Pero todo quedó en nada, cuando Miller le pagó dichos derechos de autor en efectivo a su sello discográfico y le dijo al musico que se quedara "calladito" para no arruinar el éxito de la canción. Es que, hasta esos días, las ganancias en la cuenta corriente de Miller ,y de los dos autores originales, estaban claramente graficados en una función creciente y podían incluso comprar a toda la orquesta de Manone si este empezaba a "chusmear" sobre el supuesto plagio.

"In The Mood" es considerada como una pieza fundamental para que toda Big Band deleite a su publico y demuestre todas sus capacidades en los bronces. Glenn Miller, que en 1942 se alistó en la Fuerza Aerea de su pais y estuvo tocando sus hits para las tropas en plena Guerra Mundial, pasó a la historia de la música con este hit que sigue siendo parte de la banda sonora de muchas vidas y usada en diversos medios de comunicación...

A Bailar!!!

1 comentario:

Mariajo Rodriguez dijo...

Podría hacer un comentario sobre la repercusión que tuvo en España, año de publicación y demas. Sobre su historia en el mundo anglosajón esta bastante documentado en la red pero en España no.