sábado, 24 de septiembre de 2011

IN SPITE OF ALL THE DANGER / THE QUARRYMEN



"In Spite of All the Danger" es una canción de la banda inglesa The Quarrymen, que fue grabada en el año 1958.
Si no le suena el nombre de la banda,quizás si le suenen los nombres de algunos integrantes de esta agrupación oriunda de Liverpool: En guitarras estaban John Lennon, Paul McCartney y George Harrison, quienes ya en ese entonces, en su etapa adolescente, estaban probando suerte en varias fiestas y tertulias culturales mostrando su talento y sus ganas de hacer rock and roll. Junto a los futuros Beatles, completaban la banda John Lowe en piano y Colin Hanton en batería.

Si bien, en un principio la banda (que llevaba ese nombre en honor a la Quarry Bank High School, del cuál Lennon era alumno) tocaba música skiffle, con la llegada de Paul y George dieron un giro musical importante y decidieron poner sus chaquetas de cuero y darle duro al rock and roll con una actitud de rebeldía que dejó a muchos espectadores con la boca abierta. Posteriormente el tiempo les daría la razón...

La historia cuenta que en el verano del año 1958, John Lennon llegó a la sala de ensayo con una buena noticia para sus compañeros de banda: Había logrado arrendar un pequeño estudio de grabación ubicado en el 38 de Kensington, Liverpool donde el productor Percy Phillips los estaba esperando con los brazos abiertos.
Asi que pescaron sus instrumentos y partieron a tomar el autobús, mientras que el baterista tuvo que arrendar una camioneta a algún vecino para llevar sus tambores y platillos.
Al llegar al estudio "Artesanal" del señor Phillips, la banda tuvo que esperar casi un hora, ya que la sala estaba pcupada por otro "artista" que buscaba un demo para la fama. "Esperamos a que salga esa persona y entramos a esa pequeña sala, donde estaba el productor junto a una vieja cabina de control. Este nos preguntó con mucha energía 'Bueno, ¿qué van a hacer? Asi que corrimos a ordenar la batería e instalar los equipos y en un cuarto de hora ya teníamos grabadas nuestras canciones" recordaría años después Paul McCartney.

Por sólo 17 chelines y 6 peniques, los Quarrymen tuvieron acceso a grabar dos canciones, y la oportunidad la aprovecharon al máximo. A pesar de que las condiciones técnicas del estudio eran muy pobres, la banda quería mostrar su talento y además querían sentirse famosos, grabar su demo y escuchar sus voces en el tocadisco de sus casas, esos donde cada tarde después de la escuela o en las tertulias familiares acompañaban el ocio tocando los singles de Elvis, de Holly, de Berry o de Little Richard. Pero esta vez sus familias escucharían a los Quarrymen...

Para la cara A, se grabó una versión del clásico de Buddy Holly, "That'll Be The Day", donde Lennon tomó la parte protagónica cantando de buena manera una de sus canciones favoritas.
Para la cara B decidieron poner una pieza romántica, escrita por McCartney y Harrison, llamada "In Spite of All the Danger", en donde nuevamente la parte vocal se la llevó Lennon, el líder de la banda.

Sobre la dupla de compositores, resulta extraño ver a Harrison y McCartney compartiendo créditos, y de hecho el bajista de The Beatles declaró en una entrevista con Mark Lewisohn que la canción pertenecía simplemente a su pluma: "Se dice que la escribí junto a George, pero creo que en realidad fue escrita completamente por mí, y George sólo tocaba el solo de guitarra! Pero eramos compañeros de banda y no había peleas por derechos de autor porque ni sabíamos que era eso. Quizás lo pusimos en los créditos a George, porque él hizo el solo de guitarra"

La canción contaba con un sonido muy similar a los éxitos de Elvis Presley, quien en esos días era la estrella del rock que hacía bailar a todo el mundo. Paul decubrió la música de Elvis a los 14 años cuando en un campamento, junto a su grupo de Boy Scouts, uno de sus amigos pescó la guittarra y empezó a cantar la canciones de ese "mesías" del rock. Desde ese momento, todas las canciones que escribía el jóven Paul estaban influenciadas por el "rey del Rock".

Ambas canciones fueron editadas en un vinilo de 10 pulgadas, ya que esa era la oferta del día en el estudio de grabación. Debido a la falta de dinero, la banda sólo pudo comprar una copia, y ahí vino el dilema sobre quien se iba a quedar con ella.
Tras una larga cenversación, los Quarrymen decidieron que cada integrante iba a tener el disco por una semana. El primero que lo llevó a su casa fue Lennon, ya que era el líder de la banda. Luego le tocó el turno a Paul, una semana después fue George quien se lo enseñó a su familia. Luego pasó a las manos de Colin y finalmente, el disco fue a parar a la casa de "Duff" Lowe, quien lo tuvo en sus repisas por casi 23 años.

Obviamente tras el éxito mundial de The Beatles, tener una cinta original y además poco conocida para la fanaticada de los fab-four, era tener un tesoro buscado por muchas manos y de un valor único y a la vez muy alto.
"Duff", que llegó a los Quarrymen tras ser compañero de escuela con McCartney y que fue reclutado por este tras escucharlo tocar parte de "Mean Woman Blues", siempre mantuvo la calma y pese a que varios periodistas le ofrecían altas sumas de dinero para tener acceso a ese disco, mantuvo un bajo perfíl hasta que en el año 1981 decidió salir del anonimato y dar a conocer ese vinilo, que pertenecía a la pre-historia de la banda que revolucionó la historia musical y social del Siglo XX.
En esa ocasión, Lowe le enseñó el "demo" un periodista del suplemento Sunday Times y de paso le dió una entrevista entregando varias "joyitas" sobre el inicio de The Beatles y su participación en el humilde origen de esa banda que tuvo al mundo a sus pies. En esa entrevista, además de dar datos sobre la banda, Lowe declaró que la cinta iba a ser rematada al mejor postor. Asi que varios millonarios ya emepezaban a tocar sus bolsillos y a esperar la fecha...

Pero una semana después de esa entrevista, Lowe recibió una llamada telefónica a su hogar: Era su amigo Paul McCartney y el motivo de esa conversación era el disco de los Quarrymen.
"Fue un domingo a mediodía, y justo me encontraba en la casa de mi madre en Liverpool. Sonó el telefono y era Paul. Quería conversar sobre ese disco, asi que pasamos varios minutos charlando sobre esa época hasta que me dijo seriamente que quería comprarlo. En esos días yo estaba viviendo en Worcester, asi que a esa dirección envió a su abogado y auno de sus gerentes de su empresa para que cerraramos el trato. Luego fui a una sucursal del Barclays Bank y en una pequeña maleta puse el dinero que había depositado a mi cuenta por el trato acordado" señaló Lowe en el libro A Hard Day's Write, de Steve Turner.

Sobre la suma depositada por Paul a la cuenta de Lowe jamás se habló y quedó como uno de los secretos mejor guardados en la historia Beatle. Pero varios medios británicos señalaron que en una primera instancia Lowe rechazó una oferta inicial de 5.000 libras, asi que lo pagado por Paul no fue algo que lo dejó muy felíz, pero a la vez recuperaba de manera perfecta una cinta importante para la historia de la banda y que tenía que estar en sus manos sí o sí.

Una vez que lo tuvo en sus manos, Paul decidió remasterizar y restaurar las dos canciones de su antigua banda. Además, decidió grabar 50 copias de ese single para repartirlas a sus familiares, a los demás Beatles y a varios amigos que en ese entonces estaban cerca de los Quarrymen. Obviamente Lowe recibió una copia de ese disco....

En 1995 la fanaticada de los Beatles por fin pudo tener acceso oficial a "In Spite of All the Danger". Bajo el proyecto "Anthology", esta canción estuvo ( o tenía que estar) dentro del repertorio como una de las piezas históricas para reflejar los orígenes de esta banda.
Por ahí andan rumores de que bajo la remasterización de la cinta Paul editó algunos versos y además hizo que el coro tuviera una repeticipon más. Lamentablemente, "Maccca" nunca ha mencionado si hizo o no tales arreglos a la cinta con el fin de depurar el sonido de un disco que estaba en mal estado debido al paso de los años.

En fin, una canción que marca el orígen de una de las bandas mas influyentes en la historia del rock, y que dejó un legado musical eterno y lleno de buenas melodías que hacen dar un paseo por la nostalgia y los buenos momentos...
Que la disfruten!