sábado, 2 de marzo de 2013

SWEET CAROLINE / NEIL DIAMOND


"Sweet Caroline" es una canción del cantautor estadounidense Neil Diamond y fue lanzada como single un 16 de septiembre del año 1969 y logró ser uno de los tantos éxitos que de este tremendo artistas oriundo de Brooklyn, Nueva York.
Catalogado de romántico por la crítica y famoso por esa voz profunda, con la cuál viaja a través de varios estilos musicales  donde siempre deja un aire reflexivo bajo un manto de sorprendentes arreglos orquestales hacen de Neil un artista único y que con justa razón es muy admirado por varios de sus colegas.
Desde los 16 años, cuando su padre le regaló una guitarra, se puso como objetivo el estar arriba de los escenarios y golpear puertas para mostrar sus canciones y lograr la fama absoluta. Y esta llegó en los 70's, cuando tras varios intentos, con singles que iban de lo exitoso hasta lo mas bajo en cuanto a ventas, logró armar un setlist sólido, y además por ser un carismático sobre las tablas, que lo dejaron en la cima de mundo. Esto se puede resumir de manera notable al escuchar el disco "Hot August Night" (1972), un espectacular trabajo grabado en vivo en el Teatro Griego de Los Ángeles donde Diamond demuestra todo su talento en el ruedo. Por algo este disco llegó a vender casi $2 millones de copias, y estuvo por casi  5 años dentro de los charts. Lo demás es historia ya conocida...

La historia cuenta que el año 1968 encontraba a Neil Diamond en medio de una buena primavera mjusical. Es que había logrado colocar tres singles en  los charts y mas encima recibió una interesante oferta para firmar por el sello UNI, y el cantautor no lo pensó dos veces cuando los gerentes de esta empresa musical le dieron total libertad para que escribiera y sea productor de sus canciones sin meter manos externas. Finalmente puso su "mosca" en ese contrato y empezaba así una nueva etapa.
Pero el inicio de este nuevo camino no fue fácil. Es que tras una mala racha, recién en Marzo del año 1969 logró su primer hit con este nuevo sello, y fue gracias a la canción "Brother Love's Traveling Salvation Show," que logró entrar en el Top 40.
A partir de ese momento, Neil se encuentra motivado a seguir escribiendo canciones y llegando incluso a crear canciones que fueron tachadas de clásicas ya que en lo musical estaban muy adelantadas a los tiempos y traían nuevos aires al Pop.
En esta nueva etapa aparece una canción que lo elevaría a la fama mundial, nos referimos a la dulce y soñadora "Sweet Caroline"...

Hasta el año 2007, la canción simplemente era catalogada como una de las tantas baladas eternas dentro del extenso cancionero de este cantautor. Obviamente más de algún historiador o fanático a rabiar de este artistas empezó a investigar quien era esa tal Caroline que adorna la maravillosa letra de la canción.
Bueno, y fue en ese año y en una entrevista con la Associated Press donde el propio Neil Diamond acabó con el secreto y dejó a la canción en "paños menores" (?). Es que "Sweet Caroline" fue inspirada en Caroline Kennedy, hija del que fuera presidente de los Estados Unidos,  John F. Kennedy.
Diamond reveló el secreto de la canción tras haber tocado esta canción, vía satélite  en el día que Caroline cumplía y celebraba con los cuyos sus 50 años de vida. En esa ocasión, el trovador de Brooklyn mencionó: "Nunca he hablado sobre esto. Siempre pensé que tal vez se lo diría a Caroline cuando coincidiéramos en algún lugar. Hoy estoy feliz de haberlo conseguido, de haber podido decirle esto  a Caroline. Pensé que le daría  vergüenza, pero ella se sorprendió y realmente la noté feliz ". Tras esas palabras muchos fanáticos quedaron boquiabiertos...

Pero eso no era todo, ya que el 21 de diciembre de 2011, en una entrevista con la CBS, Diamond dijo que escribió esta canción  tras mirar una portada de una revista donde aparecía Caroline Kennedy junto a sus padres encima de un caballo. "Era una imagen inocente, maravillosa, y que de inmediato me hizo sentir que había una canción allí" comentó el cantautor.
Tras escribir unos versos, Diamond dejó en carpeta esa canción y día tras día iba arreglando y escribiendo la música. Asi fue como meses después, en un hotel Memphis, Neil escribió la versión definitiva de "Sweet Caroline" en menos de una hora. Sobre esto, el autor de la pieza musical comentaría: "simplemente salió de toda esa emoción del momento. Específicamente, la emoción de centrarse en un acorde con el cuál nunca había trabajado ni tocado antes". El acorde al que se refiere Neil es el A6.

En el momento en que salió a la venta el single de esta canción, Caroline Kennedy tenía tan solo once años y quizás en mas de alguna radioemisora o algún programa de televisión la escuchó aunque nunca se le pasó por la mente que estaba inspirada en una foto de ella y su familia. Es que "Sweet Caroline" fue todo un éxito en Estados Unidos, donde llegó al puesto #4 de los charts. Y por si fuera poco, en el Reino Unido la canción también gozó de éxito, tras llegar a la octava posición en el UK Singles charts.
Si bien la canción fue incluida anteriormente en el LP "Brother Love's Travelling Salvation Show" (lanzado en Mayo de 1969), también sería incluida (en una notable versión) en el comentado disco "Hot August Night".

Pero el éxito de esta canción no sólo fue en los charts, ya que su popularidad también la llevó al plano deportivo, específicamente a los estadios donde se juega béisbol. Es que hay un famoso equipo de las grandes ligas que tiene una tradición relacionada con esta canción. Se trata de la hinchada de los Red Sox de Boston, quienes desde el año 2003 la entonan en cada partido que juegan de local.
La leyenda cuenta que la canción se empezó a cantar en las tribunas del Fenway Park  (donde hace de local este equipo desde el año 1912) desde el momento en que uno de los empleados del club bautizó a una de sus hijas como "Caroline" y entonó esta canción en medio de un match. Es toda una tradición para ese equipo y para las grandes ligar, a tal punto que el mismísimo Neil Diamond ha ido a cantarla en medio de uno de los partidos años atrás...
Queeeee la disfruuuten!!




2 comentarios:

Daniel dijo...

Me gusta más la versión en vivo, cosa que en mi opinión ocurre pocas veces. Caso: Jackson Browne con Fountain of sorrow

Unknown dijo...

Grande Neil. Tremenda voz y excelente compositor. Sus letras nunca son al azar, y siempre dejan algo. Además muy sencillo, alejado de acctitudes de divo.