miércoles, 3 de febrero de 2010

NON, JE NE REGRETTE RIEN / EDITH PIAF



"Non, je ne regrette rien" es una canción interpretada por la famosa cantante francesa Edith Piaf que fue publicada un 10 de Noviembre de 1960.
Es considerada como una de las canciones mas importantes en la carrera de esta cantante y actriz francesa dueña de un talento vocal y teatral inigualable, y que fue de mucha influencia para muchas divas de la canción de inicios de los 60's.

Esta canción, con música del cantante y compositor Charles Dumont y letra del escritor Michel Vaucaire, fue escrita en 1956 e interpretada por diversos artistas que no lograron hacerla conocida en Francia ni darle ese toque mágico que luego, en voz de Piaf, dejaría boquiabiertos al publico.
Pero 1960, una año despues de que Edith Piaf había decidido retirarse de los escenarios a causa de sus constantes problemas de salud, la dependencia a la morfina y problemas sentimentales, los dos jovenes compositores (Dumont y Vaucaire) la contactaron para que grabaran una canción que, según ellos, estaba hecha justamente para ella. Esa canción era "Non, je ne regrette rien"...
Al principio la cantante se negó a volver a cantar, ya que la idea de abandonar el circuito artistico la tenía aceptada. Pero al ver la insistencia de los dos compositores, decidió escuchar la canción. En el año 2007, en una entrevista para Daily Express, Dumont (actualmente de 81 años) comentó sobre ese momento: "Cuando empecé a tocar el piano, la actitud de Piaf cambió de inmediato. Me hizo tocar una y otra vez, tal vez unas 5 o 6 veces. Ella dijo que las canción era magnífica, maravillosa. que fue hecha para ella ".

Un año despues de grabar la canción, Piaf decide volver a los escenarios y firma un contrato con Bruno Coquatrix, para dar esos "historicos conciertos" en el teatro Olympia de Paris, que estaba en una crisis financiera y los tenían a punt de cerrar para siempre. Por ello, Piaf y su magnifica voz eran la salvación para ese prestigioso teatro dueño de una acústica fenomenal.
Piaf, con altas dosis de morfina a causa de sus problemas de salud, interpretó magistralmente Non, je ne regrette rien y llena "hasta las banderas" cada noche el teatro, obteniendo una recaudación mas que suficiente para paliar los problemas financieros de ese mítico escenario. Al final lo logra salvar.

En esos años, cuando la canción era un gran éxito en las hermosas noches de Paris, Edith Piaf dedicó esta canción a la Legión Extranjera Francesa, que en esos días estaba en el campo de batalla de la guerra por la Independencia de Argelia. Luego de lograr su cometido, los soldados de dicha Legión tomaron como himno de victoria a esta canción que Piaf se las había dedicado. Dicen que hasta estos días siguen cantandola en desfiles, paradas militares y todos esos "juegos" militares que los ponen tan soberbios y con el pecho inflado como unas palomas.

Pero, mas allá de ser una canción militar (que lástima...), Non, Je Ne Regrette Rien es un temazo, una canción que marcó a muchos artistas que por ese entonces miraban en la pequeña Edith Piaf un talento puro, limpio y casi inigualable.

Que la disfruten!!!


2 comentarios:

José Abad dijo...

Una bonita canción e interesante historia. Recuerdo la escena cuando vi la película.

Te felicito por tu blog.

Saludos

Yves dijo...

Interesante lo que dice en este artículo; sin embargo una sola cosa me parece un poco ambigua. La legión extrangera no peleó por la Independencia de Algeria, sino que peleó en contra. Y perdieron. Siga así, que su blog es muy informativo.